miércoles, 25 de agosto de 2010

La llave dorada

Por Vivi Cervera
llavedorada1Tal vez te has formulado la siguiente pregunta varias veces:
¿Por qué si trabajo con la ley de atracción, no logro ver realizados mis deseos?
Y la respuesta está contenida en la misma pregunta, que por cierto, es mutuamente excluyente, ya que si estás trabajando con ley de atracción correctamente, sabes bien que todos tus deseos ya han sido concedidos, es más! No tendrías deseos, de modo que me escribirías para contarme acerca de lo feliz que eres!!!. Parte de la respuesta, puede ser que no has tenido más opción que aplicar lo que se te ha enseñado sobre ley de atracción (LDA).
Una ley es algo inmodificable, algo que no puedes transformar porque ya es. Entonces ¿Estás atrayendo a tu vida lo que te hace feliz? Si la respuesta es negativa, debes re estructurar la ley de atracción en ti. Para comprender el funcionamiento real de esta ley y aplicarlo sin claudicar, es importante “atraer lo que ya se tiene”. Veo a muchas personas que intentan atraer el amor, el dinero o la salud a sus vidas por medio de un trabajo interno constante, por medio de una lucha desesperada en la cual las afirmaciones positivas, la meditación, la visualización, e incluso métodos altamente efectivos como el ho’oponopono parecen no dar resultados. Estas personas cada día intentan atraer algo que aún no tienen y que ciertamente están lejos de conseguir.
Creo en esta frase: “No puedes atraer lo que no posees”. Así de fácil. Y me encanta la idea de que comiences a descubrirte ahora, de que intentes considerarte la fuente de todas las cosas que tanto anhelas y que ya son tuyas. El descubrirte implica que fluyas, que permitas y que finalmente aceptes la infinita gama de posibilidades que tienes a tu disposición por medio de tus pensamientos. La ley de atracción es un concepto que se ha diluido tanto que muchas personas piensan que no funciona y han optado por abandonar todo intento por sanar.
Si has llegado hasta este sitio y hasta este artículo, es porque quieres abandonar el pozo de las ilusiones donde estuviste sumergida(o), así que para esto también es propicio que abandones tu concepto de “atraer” como si tuvieras que arrastrar algo hacia ti. Cuando practicas LDA en realidad lo que haces es manifestar o sentir algo que ya ha sido creado con cada uno de tus pensamientos porque cada vez que piensas, haces una creación que algunas veces no puedes materializar de manera inmediata y que sin embargo existe. Recuerda que cada pensamiento que tienes crea una forma física, tú eres quien crea la materia, así que deja ese pesado canasto en el suelo y no intentes arrastrarlo porque te vas a cansar. En esta etapa de tu vida estás sanando la falsa y vieja creencia de que debes realizar un trabajo interno arduo que simbolice tu intención de cambiar; actualmente todo es más sencillo porque puedes comprobar que los pensamientos crean de manera instantánea, de modo que todo lo que puedes desear ya te ha sido dado, ya se ha manifestado en otra dimensión y sólo con saberlo puedes permitirte soltar tu pedido hasta que sea el momento de que llegue a ti. Las palabras que utilizo, como deseos o peticiones, son la manera más sencilla que encuentro de llegar a ti, porque es lo que necesitas ahora para terminar de encontrarte. Es bien sabido que cuando deseas algo es porque no lo tienes y cuando lo agradeces es porque sabes que tu pensamiento crea cosas, materializa objetos, genera situaciones, etc.
Sé que cuando eras niña(o) y solicitabas un juguete, al poco tiempo lo tenías a tu lado y eso es ley de atracción, tú lo tenías contigo porque en esos momentos todos tus meridianos y canales energéticos se encontraban tan abiertos para recibir! Si quieres emplear el mismo método para obtener algo actualmente, que eres adulta(o) tal vez te podría sorprender que eso que quieres no se asome siquiera; esto es porque hay mucho más ego en ti, hay más miedo en ti de obtener lo que deseas que de no obtenerlo.  Esto significa que la conciencia en la niñez está más definida.
Voy a darte un ejemplo más exacto. Supongamos que tienes problemas graves con tu pareja o que terminaste una relación que duró mucho tiempo. La primera idea que te vende el ego para mantenerte viva(o) es que tienes que recuperarla a toda costa, porque de lo contrario corres el riesgo de morir! Así que si dominas los conceptos actuales, intentarás atraerla hacia ti por medio de la ley de atracción que conoces, que consiste en pegar su foto en todos los rincones de tu casa, encender velas de gratitud porque ya está contigo, enviarle 300 mensajes diarios a su celular expresándole lo importante que es para ti y tal vez practicando ho’oponopono con desesperación, angustia y un enorme miedo a fracasar en el intento, pánico ante la posibilidad de que no regrese jamás a ti.
Me encantó cuando Eric Pearl en su libro Reconexión escribió que la oración es una forma de manipular a Dios, porque es muy cierto, tal vez todos los seres humanos lo hemos hecho inconscientemente, creyendo que así se obtienen resultados positivos. Y la verdad es que ese es el camino equivocado. El tiempo ha cambiado, tú también, por lo tanto el viejo método de orar manipulando la situación dejó de funcionar hace rato. De modo que si quieres recuperar a alguien, recuperar tu casa, tu salud, tu vida, practica ho’oponopono sin intentar controlar el resultado; reza con sincera gratitud por lo que tienes; pronuncia las palabras mágicas (lo siento, perdóname, te amo, gracias) depositando cualquier dificultad en manos de la divinidad para que se haga lo que sea armónico para todo el mundo y por lo tanto para ti. Suelta emocionalmente tu necesidad de que las cosas sólo tengan una manera de resolverse. Puede ser que reconstruir tu relación con tu ex pareja te ocasione más dolor, o que iniciar una relación con alguien que te gusta mucho, afecte tu crecimiento espiritual o el de la otra persona; puede ser que obtener más dinero te ocasione más miedos o que termine con ellos definitivamente. Lo que quiero que comprendas es que necesitas lo que llega a tu vida y que fluyendo obtienes más que jalando; que el Universo sólo responde a tus vibraciones.
¿Qué vibración tienes en este instante? ¿Eres feliz? ¿Estás esperando algo o alguien que no llega? ¿De qué careces?. Las respuestas que te das son las señales de que estás preparada(o) para recibir o rechazar la prosperidad.
Si quieres tener una pareja porque la soledad te invade, sé feliz porque eres el amor. Si necesitas dinero o un trabajo nuevo, sé feliz porque puedes buscarlo. Si crees estar enferma(o), sé feliz con la esperanza de sanar y si puedes ir más allá, considérate saludable. Si anhelas volver a vivir con un antiguo amor, sé feliz porque él o ella tienen la libertad de actuar conforme a su libre albedrío. Si estás asustada(o), si hay mucho miedo en tu interior… sé feliz porque el miedo te enseña a ser valiente y considérate valiente. Si estás triste, sé feliz por todo lo que el dolor humano te enseña. La felicidad es una consecuencia del amor y es tu elección.
Un problema llega cuando lo aceptas. En ese instante tendrás que ocuparte de sufrirlo o de liberarlo. Un problema en sí mismo carece de sentido, tú le encuentras un lugar y un significado cuando lo asumes. En cambio, una situación por resolver te permite centrarte en tu propio bienestar. Supongo que prefieres tener situaciones por resolver que enormes problemas para solucionar.
En todo esto que he escrito se resume la ley de atracción y créeme que hay mucho más, pero no he podido detenerme antes para que este artículo no saliera tan largo, así que espero que haya sido de tu agrado, espero también que hayas obtenido la llave que abre la puerta hacia el conocimiento que significa libertad. Gracias infinitas por la oportunidad que me das para ser mejor, para sanar. Eres tú quien me permite ser quien soy. Lo siento, perdóname, te amo. Un abrazo.
Vivi Cervera. Copyright 2009. Derechos reservados de autor.

Tu Mágica Presencia

Por Vivi Cervera.
luzliqTodos los métodos de auto curación que existen son una respuesta del ser. Y con la palabra “ser” puedo hacer referencia al ser humano ó al “ser” como una característica de tu presencia YO SOY. Las dos variantes de la palabra “ser” están unidas y son inseparables. A través de los tiempos tú has convivido con alguien más, a quien tal vez no conoces porque sólo habita en el tiempo presente, libre de la angustia, el miedo, libre del dolor humano. Esta otra parte de ti está siendo constantemente dirigida desde la Alta Inteligencia hacia tu cuerpo, renovándolo constantemente. Esta otra parte de ti es tu mágica presencia YO SOY.
¿Crees poder acceder a tu otra/o yo en este instante?
Si tu respuesta es afirmativa entonces comienza por sentir la silla donde te encuentras ahora, el espacio alrededor de tu cuerpo y tu relación con las palabras que estás leyendo. Permite que las situaciones negativas que te rodean, permanezcan a tu lado sin juzgarlas, sin criticarlas, sin reñirles. Escucha los sonidos de la habitación donde estás e intenta permanecer sintonizada/o con tu entorno y con tu ser interno. Esto sucede cuando comienzas a habitar tu cuerpo, cuando tu esencia regresa a casa.
Hazlo! Comienza a sentir el espacio donde estás, aunque siempre hayas creído que no te merecía, siente aquí y ahora la libertad de ser tú. Obsérvate en este proceso desde una corta distancia. Observa atentamente la ilusión que eres.
Ahora estás en la vibración que es necesaria para comprender que nunca antes fuiste o que jamás serás, porque tú solo puedes SER ahora! Este es el único instante donde puedes rehacer tu vida, llenar el vacío, reconstruir tu mundo. Cuando eres tú, nada más importa porque has comprendido que el pasado es un sistema inexistente que succiona la energía inteligente que viene de arriba para ti; por eso nada más posees este instante, siempre y cuando sientas que tu mágica presencia es la misma inteligencia universal recorriendo tu cuerpo, descargando a Tierra lo transmutable y renovándose a cada instante, creando un nuevo cuerpo físico en ti.
Si existe una palabra clave en el nuevo tiempo es CONCIENCIA, que es el conocimiento del ser y que tiene que ver con experimentar en lo interno todos los actos de amor que realizas por ti o por alguien más. Cuando haces algo en conciencia es porque sientes que a nivel celular entró en tu ser y que por lo mismo es un hecho real en tu vida. Actualmente prevalece la conciencia, porque tú has aprendido que como ser vivo, eres una constante danza de energía que toma diversas formas y has dejado atrás el concepto de que eres un cuerpo físico irremediablemente destinado a la entropía (desgaste). Así que esta conciencia de Ser, este nivel de pensamiento es el que te permite re-crearte una y otra vez.
El único factor que detiene el proceso de re-creación del Ser, es el ego, que penetra sigilosamente tu mente y se posesiona de todos tus otros pensamientos retroalimentándose. La mejor manera de convivir con el ego es descubriéndolo, quitándole su máscara de falsa protección por medio de la conciencia y la certeza que da el conocimiento de que así es. Cuando el miedo llegue a tu vida en forma de tristeza, rencor, angustia, apatía o dolor, obsérvalo, permite que co-exista con tu yo real. Piensa algo así: “ohh ahí estás otra vez intentando decirme que estaré mejor si me siento mal, bueno te miraré desde aquí porque no soy tú ok. Yo Soy quien observa”. Si el miedo no se desvanece continúa observándolo, ubica tu Presencia cerca de tu cuerpo y analiza en qué lugar se encuentra el miedo e investiga qué tan real es.
Si esta conciencia crece a partir de hoy en ti, si mis palabras que también son tuyas, logran hacer un cambio en tu percepción y te expresas de acuerdo a lo que sientes ahora ¿existiría la soledad para ti? ¿Te sentirías abandonada/o por todos? ¿Tendrías miedo de morir? ¿Acaso abrirías una puerta hacia la inmortalidad?
¿Qué sucede en este instante dentro de ti al leer que eres parte de un universo de posibilidades?
Sucede que un par de neuronas se fusionan intentando crear nuevas rutas, intentando crear otro sistema de creencias con el cual puedas re-nacer. Si de esta fusión surge tu intento por Ser tú, habitando tu cuerpo y destruyendo las imágenes del pasado que hasta hoy elegiste, entonces puedes expresarte con amor en tiempo presente, puedes derrotar los fantasmas de la desesperación que te impiden entregarte y renunciar a tener el control, entonces puedes sentirte preparada/o para recibir la luz que emana hacia la coronilla de tu cabeza desde la omnipotencia del Universo.
Nota: Este artículo fue inspirado (no fue canalizado), por Saint Germain y por Gautama para ti.
Gracias por estar aquí ahora.
Vivi Cervera. Copyright 2009. Derechos reservados de autor.

El Laberinto


Por Vivi Cervera
ssalidaRara vez comienzo un artículo con una pregunta y hoy me veo obligada a hacerlo para despertar aún más a la realidad de la cual estamos tomando conciencia y que ha sido oscurecida por nuestro mundo sensorial. La pregunta es:
¿Qué tanto necesitas de tu dolor emocional para sobrevivir?
Parece una actitud de locos el hecho de tener necesidad del dolor emocional para continuar existiendo, pero así es. Si tomas en cuenta que no hay un mundo afuera de ti, es porque finalmente comprendiste que todas las ideas que viajan por tu mente a cada instante son elecciones conscientes o inconscientes de tu ser y que existe algo que te ha acompañado desde que naciste y es la fusión de tu verdadera identidad con la situación problemática que tienes en mente. Esto significa que hasta este instante de tu vida comienzas a entender que todos los sentimientos causados por el miedo no son parte de lo que tú eres como ser humano, son simplemente el alimento de tu ego. Aprendiste desde niña/o a identificarte con el dolor como si fueras él mismo, como si encarnaras al problema, crees que eres eso exactamente y así mismo intentas dejar marchar las situaciones del pasado, considerándote a ti misma/o como el foco central de ese evento, cuando realmente eres el espacio donde esas situaciones tienen lugar. Entonces puedes comprender que no estás caminando perdida/o en un laberinto sin salida; tú eres quien observa el laberinto sin salida que crea constantemente tu otra/o yo.
A partir del instante en el cual te das cuenta de que creas cada pensamiento que origina una emoción que le da lugar al dolor emocional o físico, entonces estás aceptando que inconscientemente lo necesitas. Y al aceptarlo comprendes que es primordial dejar atrás todo lo que te identifica y con lo que has guardado una estrecha relación por años, como por ejemplo tu propio concepto de un divorcio, un accidente, una fobia, tu infancia, la partida de un ser querido, o aquella herida que recibiste en tu interior y que aún consideras injusta.
Por ejemplo, si padeces de alguna enfermedad, determina a qué grado necesitas de ella, qué beneficios estás obteniendo al sentirte enferma/o, qué obtienes de la vida o de los demás al sentirte agotada/o, qué estás recibiendo al sentirte inmóvil o al no poder encontrar alivio a ese dolor que padeces, analiza la recompensa que esconde tu enfermedad y después dedícate a detectar en cuáles pensamientos reciclas esa necesidad. Las técnicas multidimensionales que existen en la actualidad te permiten ser un paciente activo en tu proceso de curación sin que te sientas a merced de la opinión de terceros.
No eres culpable por necesitar del dolor, porque si analizamos nuestra estructura y composición, esa actitud es muy humana, por lo tanto natural. Así que eres responsable de elegir pensamientos conscientes que te permitan hacer presencia en este instante de tu vida. Y el tiempo en el cual vivimos te proporciona una infinita cantidad de métodos y técnicas para alcanzar la libertad de tu ser, puedes utilizar el que más se adapte a tus necesidades o con el que vibres más, de todas maneras la base de cualquier terapia o método de liberación te permite conectar con el momento presente, con el ahora, para que de esa forma puedas quitarle poder a los recuerdos que ocasionan tu dolor. Cada instante de sufrimiento corresponde o encaja con el “reciclaje” constante de las vivencias que casi dormidas hacen un viaje a través del tiempo para manifestarse en tu realidad, cíclicamente. Los recuerdos subconscientes se retroalimentan y crean circunstancias que apoyan la idea de que eres víctima de alguien o de algo exterior a ti. Así es como nacen aquellos sentimientos que te desconectan de tu esencia y reducen casi a nada el poder de tu dios/diosa, para posteriormente enfermar tu alma.
Entonces pregúntate a solas, qué tan dispuesta/o estás a dejar marchar tu necesidad de sentirte rechazada, tu necesidad de que tu pareja te maltrate, de comer en exceso, de deprimirte, de estar sola/o, de estar desempleada/o, de sentirte inferior, sin dinero, fea/o, gorda/o, enferma/o y cualquier otra necesidad que desees agregar aquí… ¿Qué tan dispuesta/o estás para permitirte vivir sin ese sentimiento que oscurece tu presente?
Ser consciente de que hasta ahora has necesitado del dolor para poder continuar existiendo es tu primer paso para deshacerte de él. Cuando el dolor (que es parte del ego) se da cuenta que ha sido localizado y que su razón de ser o de coexistir contigo, ha quedado al descubierto, automáticamente pierde su poder porque tu yo consciente comenzará a prestarle atención a las reacciones que tengas frente a los problemas, a tus respuestas frente a los sucesos que te ocurran. Y te darás la oportunidad de observar el núcleo de los llamados problemas para preguntarte si en realidad puedes dejarlos marchar.
Existe en ti la necesidad de ser parte de situaciones dolorosas porque el dolor te engaña, te miente, te hace pensar que recibirás algo a cambio. Este algo puede ser la compasión, atención o la irresistible necesidad de victimizarte porque no puedes asumir la responsabilidad de que el mundo te lastime, casi siempre es más fácil pensar que los demás están actuando en tu contra y que te encuentras atada/o, subordinada/o hasta el punto de tener que tolerarlos o huir. No obstante sería cuestión de que pudieras comprobar que obtienes más paz interior cuando decides que todas esas personas allí afuera son tu creación y comienzas a permitirles que se alejen de ti.
Tú y yo tenemos muchas situaciones, sensaciones y dolores por liberar. Hemos creado más necesidades a partir del momento en el que decidimos regresar a este planeta y es tiempo de soltarlas para que sean transmutadas. Poseemos un deseo innato de evolucionar y para lograrlo es vital ser parte activa en el proceso de cambio que puede experimentar nuestro mundo. Así que la próxima vez que te sientas ofendida/o, agredida/o, desafiada/o, retada/o, humillada/o, herida/o, dolida/o triste por algún problema o por otra persona o grupo de personas, por favor ten este diálogo contigo misma/o:
“Mis sentidos me avisan que en este instante necesito que
esta situación negativa sea parte de mi vida.
Yo elimino mi necesidad de esa situación ahora”.
Puedes pensar en esas frases respecto de todo aquello que te disgusta, que te enoja o que consideras injusto. En ese instante de liberación puedes llegar a sentir (equivocadamente) que no eres tú quien tiene que cambiar, sino la otra persona, ya que es ella quien te está haciendo daño. Pero aunque sientas esta atracción irresistible de regalarle el poder a esa persona y quedarte sin él, piensa que es hora de que comiences a sentirte en paz contigo misma/o y de que seas feliz. Paradójicamente esta felicidad viene de la mano con la responsabilidad de guiar tus pasos por donde tú decidas, sin que tengas que encerrarte con los demás en un laberinto de paredes grises donde sólo hay preguntas sin responder.
Al liberar situaciones dolorosas, abres la puerta al mundo donde las personas más hostiles ya no pueden herirte, los fantasmas que te roban energía desaparecen y aprendes a tomar consciencia de quien realmente eres.
Gracias.
Vivi Cervera. Copyright 2009. Derechos reservados de autor.

Abracadabra



abracadabra

Por Vivi Cervera

Cuando te has pasado una vida entera preguntándote el por qué de las cosas sin obtener respuestas, cuando te has cansado de tocar puertas sin que alguien te conteste del otro lado, cuando piensas que no hay nada aquí para ti y te separas poco a poco de tu verdadera esencia, cuando estás segura/o de que ningún método solucionará tus problemas… es cuando tus sensaciones te comunican que llegaste a un punto crítico en el cual has cedido todo tu poder. Estás atravesando por una etapa llamada “la noche oscura del alma” y puede ser que decidas encender una luz para iluminarla o que en el fondo desees continuar a oscuras por el resto de tus días.
Esta sensación de miedo y de carencia es muy común en gran parte de los seres humanos, ya que vinimos a este planeta a experimentar la escasez o la opulencia por medio del don de elegir que poseemos. En determinados momentos del viaje, parte de la lección consiste en sentir soledad, impotencia, desamor, ansiedad, dolor o pánico. Y cuando los recuerdos han eliminado el poder interno que nos fue entregado, hacemos necesarios los rituales para silenciar nuestra voz interior que sin detenerse pide a gritos un poco de paz. Entonces intentamos encontrarla en determinados espacios, que han sido creados por nuestro yo asustado. Y con cierta facilidad penetramos el extraño mundo de la brujería, los hechizos y la superstición.
En algún momento de la vida la gran mayoría de los seres humanos cedemos un poco de nuestro territorio al ocultismo y recurrimos a la “ayuda” de ciertos objetos como protección. Todo ello forma parte del ritual que en otra forma llevaba a cabo el mago, el brujo o el chamán que vive en nosotros y tal vez por este legado de viejos tiempos sentiste necesidad de colgar una planta de sábila en la puerta de entrada de la casa o pudo ser una herradura; es posible que también sintieras la necesidad de que alguien te predijera el futuro por medio de las cartas, o que bebieras pócimas mágicas para atraer al amor de tu vida, o que te bañaras con la mezcla de plantas dulces y amargas, o que le tuvieras terror a un gato negro, que pusieras la imagen de un santo en el patio de la casa, vasos con agua cerca del ataúd de una persona que ha fallecido, que usaras una cruz de madera en tu pecho para alejar las energías negativas, la albahaca para el mal de ojo, entre muchos otros.
Creo que negar la existencia de las fuerzas ocultas de la naturaleza sería poco prudente o poco inteligente, porque posiblemente estaríamos negando nuestra historia cargada de mitos y leyendas, de sirenas y gnomos, de hadas y ondinas, de constelaciones y agujeros negros, de Merlin y de Houdini, sería negar tu existencia y la mía. No obstante, una cosa es reconocer su esencia y otra muy distinta la práctica de ciertos rituales como solución a la carencia. Cuando esa persona que amas no reacciona como tú quisieras y para resanar tu corazón herido recurres al uso de esencias y pócimas milagrosas que te prometen un cambio de actitud de su parte, estás coartando la libertad de esa otra persona, afectando su libre albedrío y redefiniendo su camino conforme a tus propias necesidades. Si estás desempleada/o, si una compañera de trabajo te trata mal, si sientes tu cuerpo enfermo, si tu ego te informa que alguien te tiene un “trabajo” haciendo referencia a que eres víctima de un brujo o bruja y te permites creer que el poder de solucionar todo esto va contenido en el bebedizo o poción mágica que te fue recomendado por aquella persona con nombre extraño, entonces estás entregando tu poder.
Entonces ¿Qué sucede cuando un indígena reza llovizna frente a un círculo hecho con piedras para que llueva en sus sembrados*? ¿Qué sucede con las tradicionales danzas de nuestros ancestros alrededor del fuego para atraer abundancia? ¿Qué energías flotaban en torno a las brujerías que don Juan le enseñó a Castaneda**? ¿Qué sustancia contiene el elixir de la inmortalidad que Sai Baba obsequia a sus elegidos?
Negar tu poder significa que estás en manos de diversas personas, situaciones, objetos o lugares en los cuales se apoya tu sistema de creencias para atraer a tu vida los milagros. Puedes vivir conforme a lo que tus ancestros te hayan enseñado, siempre y cuando comprendas que no existe ningún poder fuera de ti. Así mismo puedes comprender que si observas un objeto que tiene algún poder especial es simplemente porque ha sido cargado inicialmente con la energía de la persona que creyó lo suficiente en él y posteriormente fue recargado con la energía del colectivo. Por eso es importante tener en cuenta que mientras continúes viviendo a expensas de lo que tu miedo desee otorgarte, crearás situaciones en las cuales la ayuda que solicitas provenga del ocultismo y que mientras seas consciente de tu capacidad y poder de elección en cada reto de la vida, obtendrás soluciones provenientes de esa fuerza interior de la cual fuiste dotada/o. Esa fuerza interior es tu YO SOY y puedes hacer uso de ella siempre que te sientas sin fuerzas para continuar, en lugar de que tengas que pagar sumas considerables de dinero a cambio de amuletos “traídos desde Roma” entre otros.
Abracadabra es una palabra muy usada a través del tiempo por aquellas personas que se adentraban en el Universo de la magia. Al pronunciarla atraían las circunstancias necesarias para abrir las puertas de sus mundos que por una u otra razón se habían mantenido cerradas. Es así como una parte del ritual consiste en la pronunciación de determinadas palabras cargadas con la energía necesaria para mover montañas o para desaparecerlas. Así también se generaron algunos sonidos que fueron creados con la finalidad de abrir nuestros centros de energía para devolver el equilibrio al cuerpo emocional desgastado entre muchas otras opciones; estos sonidos recibieron el nombre de mantras***, los cuales te permiten penetrar el infinito mundo del alquimista**** que habita en ti. El don de elegir que te fue otorgado te permite escoger entre la magia interior que ya viene contigo o la magia exterior que tendrías que buscar ¿Qué prefieres?
Yo Soy es uno de los más bellos mantras que puedes utilizar a lo largo de tu día, de manera mental o en voz alta, como te haga sentir mejor. Inspirando y espirando, inhalando y exhalando, sintiendo la Presencia Interior que realmente eres y que hace parte de tu Ser. Yo Soy es uno de los muchos mantras en nuestro idioma y así mismo puedes encontrar palabras mágicas muy significativas, sanadoras y divinas que aunque sus raíces sean de otros idiomas su poder y su magia es eterna, como por ejemplo: OH NAMAHA SHIVAYA, con la cual pones tu vida en manos de la Divinidad para que sea Ella/El quien actúe a través de ti, para que sea quien camine con tus pies, quien mire con tus ojos, quien piense con tu mente, quien sienta por tu alma.
¿Para qué recurrir a un brujo si en ti habitan todos los magos, si en ti vive eternamente un chamán, un nagual, un brujo, un hechicero, un alquimista y un dios/diosa?
Recuerda: YO SOY EL QUE SOY.
* Gregg Braden: El poder de la profecía
** Carlos Castaneda: “Las enseñanzas de don Juan” y “El lado activo del infinito”
*** Mantras: Palabras sagradas que se pronuncian repetidamente para lograr cambios energéticos
**** Alquimista: Maestro interior (Tú) que tiene el poder de transformar el miedo en amor
Vivi Cervera. Copyright 2009. Derechos reservados de autor.

Cuerpos Perfectos

shrek-3

Por Vivi Cervera

Estoy segura de que estás muy emocionada/o leyendo el título de este artículo porque crees que voy a llevarte hacia la fórmula mágica que te dice en 3 sencillos pasos cómo lograr una figura de modelo de pasarela ¿verdad?. Pues entonces debes detenerte antes de comenzar a leer más a fondo porque podrías encontrarte con una versión de la perfección que no es muy común en este planeta.
He recibido muchos correos de mujeres que se encuentran en crisis porque han ido ganando peso con el paso de los meses y esto las ha sumido en la angustia, la duda, el miedo de estar haciendo algo mal. Reconozco que no es fácil asumir los cambios de nuestro cuerpo, tampoco lo es el estar trabajando en una oficina donde todas las personas necesitan estar delgadas para verse bien según los estándares creados por la sociedad, o que se hace cada vez más difícil sostener una dieta que no agote nuestra reserva de alegría, o que puede ser que tengamos encima a medio planeta hablándonos de la importancia que tiene adelgazar. Cuando piensas que estás pasada/o de kilos, la tarea de enfrentar esta idea a diario es algo abrumadora, porque crees que vives de la imagen que proyectas y porque generalmente cedes todo tu poder a aquellas personas que desconocen tu niñez, que ignoran cómo has vivido tu vida, que no saben cuál es tu historia; de modo que esto es un proceso que hay que saber vivir para obtener lo mejor de él y para evitar generar más dolor emocional del que ya hay. Este artículo no pretende ilustrarte para que desarrolles la perfección de tu cuerpo, este texto te comunica que tu cuerpo ya es perfecto.
Muy bien, una vez que sabes de qué se trata, la pregunta es: ¿Por dónde comenzar? ¿Qué hay que hacer?
Simple y sencillamente perder el miedo. Si existe un enemigo en tu proceso de auto aceptación es precisamente el miedo de no ser lo que se te ha enseñado que es perfecto. El sistema de creencias que tienes implantado te alimenta constantemente con una serie de ideas que limitan tu capacidad de re crearte en un nuevo ser que habita su cuerpo en el momento presente. El miedo a la muerte es un sentimiento que yace en las profundidades de tus resistencias a aceptarte; si ahora te preguntas por qué te ves obligada/o a adelgazar, te responderías que lo haces por salud y que tu último motivo es la estética. Lo haces por salud porque crees que si continúas engordando morirás. Cuando finalmente llegas a ese temor, puedes quitarle poder pensando en que morir no es algo negativo, morir es una elección del alma en el momento más adecuado para ella, así que si eliminas poco a poco tu miedo a dejar este planeta entonces te será más fácil reconciliarte con tu cuerpo. Una buena opción para ti consiste en tomarte algún tiempo a estudiar la experiencia que para ti significa muerte y en esa forma permitir que el conocimiento desplace al temor.
Si te sientes desdichada/o con tu forma física, si crees haber sido castigada/o por tener exceso de peso, entonces habla con tu Ser Superior y escúchalo. Eres lo suficientemente inteligente como para saber si estás preparada/o o no para auto aceptarte. Tal vez te encuentres con que todavía hay en ti el deseo firme de ponerte a dieta y utilizar tu fuerza de voluntad para bajar de peso aunque sea temporalmente, tal vez aún creas que todo tu dolor emocional desaparece si disminuyes la cantidad de grasa y azúcar que consumes. Tal vez tu niña/o interior no esté lista/o para apoyarte en la tarea de abandonar tu resistencia al cambio y sea mucho más sencillo iniciar algún sistema alimenticio que te de algo de tranquilidad en este momento; como siempre, eres tú quien elige el método para avanzar.
El camino de la auto aceptación es un poco incómodo de andar al principio, pero sólo puedes llegar a él y dar tus primeros pasos cuando tu alma te impulsa a hacerlo porque necesita otro tipo de experiencias en su proceso evolutivo. Sólo en ese momento estarás lista/o para vivir en tiempo presente.
Si existe algo que te impide aceptar con amor tu cuerpo es precisamente el miedo al cambio. Crees inconscientemente que si aceptas tu cuerpo, él continuará engordando sin detenerse y terminarás sumida en la desesperación tal vez pesando tres veces más lo que pesas ahora. Pero quien te infunde este temor oculto es tu niña/o interior. Ella o él intentan desesperadamente que continúes una ruta segura y no un viaje improvisado que no tiene destinos fijos. Tu niña/o interior te protege de que puedas amarte tal como eres ahora.
Tu cuerpo físico es perfecto tal como está porque la infinita inteligencia que danza permanentemente en él ha reunido cada una de tus palabras pronunciadas, cada uno de tus pensamientos y cada una de tus emociones para formar una capa protectora que tú ahora rechazas porque desconoces lo que ha hecho por ti y desconoces también que tus pensamientos y sentimientos la crearon. Desde que eras una(un) niña/o y con las únicas posibilidades que tenías a la mano en tu pequeño mundo, construiste una manera de procesar tus emociones de tal forma que te hicieran el menor daño posible, así fue como aprendiste a culpar, odiar, temer, manipular, implorar, llorar, sufrir o huir. Cada uno de estos sentimientos le darían forma a tu vida de hombre o mujer adulta/o, cada uno de estos sentimientos aprendidos te daría posteriormente las claves para protegerte a tu manera, de esas situaciones o personas que te hacían daño y así llegaste a tu edad actual, recordando de manera subconsciente tus procesos infantiles de protección y continuaste dándoles poder para sentirte a salvo. En cada uno de esos pensamientos protectores se formó una porción de la capa de energía almacenada que llamamos grasa y que de manera brusca quieres eliminar el día de hoy.
Tu cuerpo es perfecto porque trae a tu realidad la manifestación de cada uno de tus deseos ocultos o visibles, es perfecto porque finalmente ha sido fiel a cada uno de tus pensamientos, porque además de todo, pudo protegerte cuando más lo necesitaste. ¿Qué habría sido de ti sin esta protección? ¿Qué sería de ti en este momento sin tu cuerpo tal como es? ¿Estarías aquí? ¿Podrías pensar un instante en la posibilidad de que tus capas de grasa te hubieran protegido de sucesos mucho peores de los que has vivido? Tu cuerpo es perfecto porque aunque te ha sentido distante de él todo el tiempo y ha vivido constantemente tu rechazo, te ha traído hasta aquí, te ha permitido abrir una puerta por donde puedes pasar. Tu cuerpo está escuchando lo que estás leyendo para él en este instante y estas ideas son parte del diálogo interior que él quiere entablar contigo. Entonces si tu cuerpo te escucha siempre, es lógico que pienses que la forma que tiene ahora es una consecuencia de esa fusión entre él y tú.
Si bien tu ambiente de trabajo no es el mejor o si tu grupo de amigos no son precisamente parte de la solución para equilibrarte o para apoyarte, piensa que en realidad no necesitas que sus comentarios te llenen de temor, piensa que ellos en su realidad creen tener la razón porque así es como viven sus propias vidas, comienza a creer en ti y en aquello con lo cual vibras. Ellos (tus compañeros o amigos) son un reflejo de tus propios miedos. Entonces cuando ya no les temes a sus comentarios, cuando los dejas pasar, cuando les permites ser, tu miedo se desvanece. ¿Quién podría saber de tus sufrimientos más que tú? ¿Quién más que tú puede saber por qué tus antojos de comida? ¿Quién más que tú puede comenzar a amarse como es?
Si al leerme se enciende una luz en tu interior significa que todo este conocimiento es lo que tu corazón estaba buscando desde hace tiempo y es la sensación que te hace pensar que estás a salvo. Tu caso puede ser el de alguien que come demasiado, alguien que come sin control y que todo el tiempo está pensando en comida. Si es así, te pido por favor que no te reproches, esto es lo último que necesitas en un proceso de sanación como el que empiezas a vivir. No te culpes, no te critiques. Escucha a tu cuerpo. Si tiene un deseo incontrolable de comer dale libertad. Permítete comer sin reproches por primera vez en tu vida, saborea tu comida. Los resultados pueden ser asombrosos y si no lo fueran para ti ¿Qué tienes miedo de perder al intentarlo?
Me he preguntado muchas veces, ¿Qué sería de las manzanas sin el raciocinio del observador (o sea tú)? También me he preguntado muchas veces sobre el concepto global de la palabra saludable. Se nos ha dicho siempre cómo debemos pensar y cómo deben ser nuestras elecciones respecto de la comida. Alguien se ha encargado de clasificar los alimentos en saludables o perjudiciales y hemos incluido estos conceptos en nuestro sistema de creencias, el cual se encarga de recordarnos qué podemos comer y qué alimentos evitar para permanecer saludables. Pero lo saludable es un concepto creado bajo la percepción de un grupo y alimentado por el colectivo que representamos. Lo que significa salud, nutrición y amor se encuentra en ti y tú lo trasladas o lo eliminas de un alimento cuando está frente a ti. Ves una manzana y para ti significa salud. Ves un pan con mantequilla y para ti significa engordar. Así haces real tu sistema de creencias. Así funcionamos en casi todas las áreas de nuestra vida.
La libertad de comer te dará la libertad de no comer expresa Sondra Ray en su fabuloso libro La única dieta. Esto sólo puedes experimentarlo cuando le has dado el poder a la Inteligencia Universal o a Dios, de que actúe a través de ti. Aliméntate sin temor, disfruta de tus comidas sin miedo; cuando yo inicié este proceso estaba tan temerosa como tú lo estás y no existía un solo artículo en la red en el cual apoyarme para seguir, fue entonces cuando encontré uno de los mejores libros que he leído (el que menciono al inicio de este párrafo) y aprendí que la comida no es la causa del sobrepeso, aprendí que bajo cualquier circunstancia mi única tarea era y sigue siendo apoyar a mi cuerpo físico como fue y como es. Puedes preguntarte: Y sí se obtienen buenos resultados? Mi respuesta es: Si y No ya que lo que para ti es un mal resultado para mí puede ser excelente, entonces no incluyo la palabra “resultados” porque te obliga a abandonar el momento presente para entrar en el mundo del miedo otra vez. Intenta algo sin que importen tanto los resultados como te debe importar tu sensación de plenitud con la vida.
Es tiempo de que recuerdes que eres un canal de luz y que tu paz interior comienza cuando permites que esa luz ilumine tu cuerpo sin que tu ego lo impida, para ello es importante que recurras a la Inteligencia que vive en ti y empieces a edificar tu mundo desde adentro sin oponer resistencias, sin que necesites la fuerza de voluntad para cambiar, sin que tengas que auto castigarte, sin que te culpes por haber elegido un espíritu que sólo necesita que le dejes actuar. Estar gorda/o es una amenaza si así lo consideras y así mismo es una oportunidad maravillosa para cambiar si así lo piensas. Tú eliges y de esa decisión dependerán tus días futuros.
En este instante tienes el cuerpo que has creado para ti y puedes comenzar a sentirte feliz tal como eres y puedes sentarte a la mesa con alegría, para alimentarte con conciencia y así venerar al vehículo que te traslada de un lugar a otro con tanta perfección y así mismo puedes caminar recordando a cada instante cuánto le debes a tu cuerpo. Cuando olvides hacer todo esto igualmente date las gracias porque te estás percatando de que tienes conciencia.
Aunque no creo ser la dueña de la verdad, este blog es totalmente multidimensional y eso me ha permitido ser flexible en cuanto a cualquier proceso de curación, con conceptos de otro nivel que nos han unido. Esa es una poderosa razón para escribirle a tu corazón y al mío y que de ese modo comiences a amarte por lo que eres y no por lo que podrías llegar a ser.
Al terminar este artículo tuve nuevamente la sensación de que muchas conciencias se han unido a mí para que salga a la luz, es así como le doy forma, es así como nace cada letra gracias al hilo invisible que me une a ti. Este post  también está disponible en audio para que lo descargues. Gracias.
Vivi Cervera. Copyright 2009. Derechos reservados de autor.

Gaia

Al igual que yo, tú también has estado semi despierta/o durante algún tiempo, pensando, sintiendo, viviendo la vida tan de prisa como si en algún lugar nos estuvieran esperando para entregarnos un valioso tesoro o como si la felicidad fuera una meta. Caminamos de un lado para otro sin siquiera tocar el suelo y amamos sin que los sentimientos penetren nuestro corazón. Olvidamos que lo único que tiene verdadero sentido es la manera como disfrutamos del viaje y no, la llegada a un anhelado destino. Dejamos en manos de algunos otros la responsabilidad de crear amor en el corazón de Gaia para que ese amor se regrese a nosotros y nos alimente sin querer involucrarnos. Gaia es el nombre que recibe la Madre Tierra y al leer mis palabras con tu corazón, estás alimentando su esencia, la esencia divina de Gaia.
La fuerza de la gravedad no ha sido suficiente como para mantenerte unida/o a Gaia. Tú (mi) conciencia de separación es tal, que todo lo que le ocurre al planeta es un problema del gobierno, de la suerte o del destino. Te sientes aislada/o, sola/o, distante de lo que vibra a tu alrededor; esa es la razón de tus luchas, de tu miedo y de tu competencia con el tiempo presente. Es posible que no recuerdes que cada parte de tu cuerpo encuentra su equivalente en algún punto de la Tierra. Por ejemplo: tus chakras, los órganos de tu cuerpo, tu parte física o tu parte espiritual, tu femineidad o tu masculinidad, tus tristezas, alegrías, preocupaciones, sueños, tu punto de poder, tus debilidades y flaquezas, tu alegría o tu esperanza, tu paz, tu fe. Gaia es otra/o tú.
Se han hecho varios experimentos que fusionan a meditadores profesionales con la policía de algunas ciudades con alto índice de violencia en Estados Unidos, donde por medio de la intención proyectada en la meditación, estos maestros de la paz, logran reducir notoriamente las cifras de hechos violentos o de catástrofes climáticas en estos lugares, mientras que es posible observar la relación entre los sucesos a tú alrededor y tus pensamientos. Todo esto ocurre sobre una plataforma, sobre una base que es el planeta Tierra, el principio femenino que contiene al masculino, lo que significa que todo esto sucede dentro de ti. Este párrafo da lugar a dos preguntas:
  1. ¿Eres parte del planeta o el planeta es una parte de ti?
  2. ¿huracanes, terremotos, temblores y guerras son una parte nuestra?
Las respuestas son: En primer lugar el planeta es una pequeña parte de ti y la segunda es SI, todos los desastres naturales son un reflejo de nuestro interior a nivel individual y colectivo. Todos estos eventos no son responsabilidad de un gobierno o de entidades diversas, son responsabilidad tuya, mía, de todas las personas que ahora me leen y que están comenzando a recordar.
Generalmente te levantas de la cama pensando en que tienes delante de ti al más difícil de los días sin que te permitas recordar el nivel de responsabilidad que conlleva pensar, sólo pensar. Actualmente pensar significa crear. Quiere decir que envías algo muy poderoso con una frecuencia (medida, valor) que buscará frecuencias similares para hacerse más fuerte aún. Podrías imaginar que encima de tu cabeza existe una red inmensa, tejida con todos los pensamientos de la humanidad y que cuando despiertas por las mañanas preparándote para vivir un día difícil, estás creando materia prima para la red que existe encima de tu ser y que si estos pensamientos carecen de amor hacia ti o hacia el medio que te rodea o hacia tu planeta, entonces contaminarás todo tu entorno y los demás seres que sintonicen tu frecuencia se “alimentarán” de miedo. Si bien es verdad que para que exista equilibrio, el día y la noche deben hacer parte de nuestra realidad; también lo es el hecho de que haya el mismo porcentaje entre ambos puntos de la polaridad. Entonces parte del equilibrio se logra cuando aceptamos lo que consideramos negativo como parte de nuestra evolución, sin juzgarlo y simplemente agradeciendo su mensaje. En esa forma no oponemos resistencia y aceptamos lo que es.
En el momento que decides aceptar tu nivel de responsabilidad con todo lo que existe, entonces modificas tus pensamientos y aunque te hayas levantado con mucho dolor físico o con esa sensación de soledad que te abruma porque no hay alguien a tu lado o porque tal vez no tienes una sola moneda para tomar el bus hacia tu trabajo; entonces es cuando recuerdas que tienes el don de elegir.
Y eliges ser agradecida/o. Eliges dar las gracias por tu dolor, por esa parte de tu cuerpo que de manera brusca te quiere transmitir un mensaje, eliges agradecer tu soledad o tu escasez, porque sólo eligiendo la gratitud como tu manera de iniciar el día, puedes elegir también la compañía, el amor o la prosperidad. Cuando logras atravesar el muro de dolor emocional que te mantiene prisionera/o y que te hace consumir más dolor de la red de pensamientos que a todos los seres vivos nos incluye, es cuando retomas tu poder y ese poder es algo que nadie puede quitarte. Es de este modo que puedes otorgarle un verdadero alimento a Gaia por medio de tus mañanas, por medio de tu ahora. Recuerda que tu primer pensamiento es quizás el más valioso de todos los que tendrás a lo largo de tu día. Si extiendes esta actitud mientras estés despierta/o aunque las cosas no vayan bien, si puedes decir GRACIAS desde el fondo de tu corazón a todo lo que existe, a todo lo que te rodea, desde objetos hasta plantas o animales, entonces de todo eso obtendrás el equivalente a tu gratitud. Tú y yo estamos aprendiendo a crear paz en la Tierra a partir de la abundancia y no de la carencia. Estamos afirmando sin miedo que somos prosperidad. Entonces cuando parezca que todas las cosas van mal en tu vida, sal de ese lugar, déjalo atrás y aún con dolor sé agradecida/o. Hazlo hasta que te lo creas. Y si no tienes nada que agradecer porque te sientes en un laberinto de preguntas sin respuestas o de espacios sin salida, entonces con todo ese dolor que emana de tu ser, di Gracias porque no encuentras la salida, agradece ese instante y habrás encontrado que de un punto lejano emana luz y tal vez podrías seguirla o si para eso tampoco tuvieras fuerzas, agradecerás también el aprendizaje que obtienes al sentirte vacía/o, ya que sin esa sensación jamás podrías experimentar su opuesto que es la plenitud del amor o cualquiera de sus derivados.
La capa de ozono destruida no es otra cosa que tu cuerpo emocional desgastado, así que en la medida en que te amas, te quieres, te aceptas, ella recuperará lo que en el fondo ya es. Y aunque no sea fácil pensar con amor hacia ti, por favor piensa que sí lo es, para que de ese modo alimentes a Gaia, para que hagamos de este planeta un hogar para todos. Creo que asumir una actitud de amor hacia nuestro ser es el primer paso para sanar nuestro espacio, en un artículo posterior escribiré sobre cómo conectarte con la Tierra. Recuerda que Gaia y Yo somos otra/o tú.
Vivi Cervera. Copyright 2009. Derechos reservados de autor.

lunes, 23 de agosto de 2010

Ho’oponopono: Un regalo multidimensional

Nota: Este artículo amplía la información ya existente en este blog sobre ho’oponopono. No es una recopilación de lo que ya se ha dicho, al contrario de esto, aclara las preguntas que han quedado en el aire por diversas razones y que me han sido formuladas por correo o en la ficha Contáctame de este sitio.
Antes de escribir para ti sobre ho’oponopono, pensaba que todo lo que se tenía que decir acerca del tema, ya estaba contenido en los diversos escritos publicados en la web. No obstante continuaba recibiendo preguntas acerca de cómo practicar ho’oponopono y decidí que publicaría mi propio concepto al respecto, ya que aunque todo se hubiera dicho, mi percepción de este método de curación es la que mis lectores necesitan leer por la diversidad de conceptos y formas de explicarlos que existen. Entonces pienso que como lectora o lector de este blog tú mereces conocer más a fondo y de manera más sencilla, el ho’oponopono desde mi perspectiva que es la misma tuya:
Desde hace algunos años un artículo escrito por el doctor Joe Vitale (que puedes leer en la sección hemeroteca de este blog) comenzó a circular por la web; muchos cibernautas quedamos fascinados con el universo de posibilidades que se abría ante nuestros ojos al poner en práctica una técnica hawaiana que no requería de mucho esfuerzo para encontrar prosperidad. En el artículo que menciono, el doctor Vitale entrevista a un psicólogo hawaiano llamado Ihaleakala Hew Len, quien con suma sencillez le explicó por medio de su experiencia en un hospital psiquiátrico, que en realidad no existe un mundo afuera, no hay nada afuera que no se encuentre ya en el ser interior de cada persona y que por esta razón para sanar el espíritu era necesario sentir el amor y vivirlo intensamente en cada acto cotidiano. Esta concepción del amor y del sentido de responsabilidad que necesita el ser humano para superar sus límites, son el fundamento de la técnica llamada ho’oponopono que el doctor Len daba a conocer al mundo través del texto de Joe Vitale.
Muchos de nosotros aún habitamos la tercera dimensión con la rutina que hemos establecido para cumplir con las reglas que la sociedad exige: estudio, trabajo, alimentación, manifestación de diversos sentimientos, el ir y venir por la vida esperando que un milagro proceda de una fuente externa a nosotros para sentirnos mejor con lo que consideramos una vida difícil. Salir de esta dimensión y permitir que nuestra conciencia aprenda a manejar el tiempo para llegar a manifestar el pensamiento en la realidad física es el paso que estamos dando al practicar ho’oponopono, para lo cual sólo necesitamos de la intención de sanar nuestra/o niña/o interior, relaciones, espacios y memorias por medio de la divinidad que es parte de nuestro ser.
Cada pensamiento que llega a ti, significa el mecanismo del cual se vale tu mente para recrear el mundo ilusorio de los problemas, por lo tanto cada uno de tus pensamientos es una memoria que hay que limpiar o borrar por medio de la pronunciación de palabras que activan cristales de amor en tu interior; esto hace que la práctica de ho’oponopono sea algo permanente, no es sólo por una época, ni por un periodo determinado o por la ocasión donde haya alguna necesidad, debe ser algo que se dice constantemente para que el niño o niña interior aprenda a hacerlo de forma automática. Tu intención de querer sanar tu espíritu es ya un motivo suficiente para que pronuncies desde tu corazón las siguientes palabras: LO SIENTO, PERDONAME, TE AMO, GRACIAS.
Te explico qué vibración transmites cuando las pronuncias para que lo hagas con conciencia:
Lo siento, porque lamentas el suceso que te está causando incomodidad, tristeza, ansiedad, angustia, temor. Perdóname porque esperas perdonarte a ti misma/o por haber lastimado a alguien sin saber que te lastimabas tú. Te amo, porque al invocar al amor estás sanando tu mundo interior con el sentimiento más altruista. Das las gracias porque reconoces que esta situación ha llegado a tus sentidos para que puedas eliminar las memorias que te relacionan con ella de manera dolorosa.
A parte de todo esto sugiero que tengas en cuenta lo siguiente:
1. Cuando dices estas frases estás permitiendo que tu niña/o interior se ponga en contacto con la divinidad que eres tú manifestada/o en otro aspecto, bajo otra forma, para que así el conflicto o la situación tenga la solución que más le conviene a los involucrados. Esta solución podría ser o no la que estás esperando, ya que tu espíritu que actúa sin la presencia del ego está facultado para determinar qué es lo que necesitas conocer en tu paso por esta dimensión, mientras que tu conciencia debe permitir que ocurra aquello que es importante para el equilibrio planetario sin dudas o miedos. Cuando estás inspirada/o, permites, fluyes, liberas, desatas, vuelas. Cuando se interpone tu ego, te resistes, temes, atrapas, estancas, aprisionas, atas; para que tu ego no se involucre mantente inspirada/o invocando al amor con la serie de palabras ya mencionadas o simplemente diciendo LO SIENTO, TE AMO.
2. Puedes decir las frases teniendo un motivo o no. Lo más importante es que lo hagas con tu corazón y la mayor cantidad de veces que te sea posible a lo largo del día. Si te descubres pensando en otra cosa o en tus dificultades, no discutas contigo por hacerlo y comienza a limpiar. También tienes la opción de citar una situación que te desagrada en cualquier momento que sientas el impulso de hacerlo, por medio de la siguiente oración: “Divinidad, limpia en mí lo que está contribuyendo a este problema___________________”. Y a continuación usa la secuencia LO SIENTO, PERDONAME, TE AMO, GRACIAS. Estas palabras borrarán la causa y núcleo de la situación que te está perturbando, de la memoria que te está relacionando con ese evento de tu pasado que no recuerdas pero que está almacenado en tu subconsciente, que es el lugar donde reside tu niña/o que es quien puede sanarte.
3. Tal vez otra de tus preguntas puede ser: ¿Por qué ciertas palabras? ¿Por qué GOTAS DE ROCIO y no GOTAS DE AMOR? Las dos oraciones evocan un buen sentimiento!. Pues esta pregunta aparece en muchos sitios de internet sin que haya una respuesta aún. No obstante yo he extraído de mis propios registros la respuesta para ti. Los seres que habitamos este planeta llevamos en nuestro adn (información genética) una serie de palabras codificadas, de frases sanadoras y purificadoras que han sido utilizadas en las diversas culturas a lo largo de la historia. Estas palabras que actualmente pronunciamos en ho’oponopono son parte de ese legado y de ese pasado que comenzamos a recordar. GOTAS DE ROCIO está codificada para borrar memorias, no siendo así con cualquier otra frase hermosa que quieras utilizar. GOTAS DE ROCIO (entre muchas otras palabras de ho’oponopono) influye directamente sobre tus cuerpos sutiles, sobre tus vórtices de energía y de manera interna conecta tu momento presente con los cambios que son parte de tu realidad perfecta. Por eso las palabras de ho’oponopono que están escritas sin explicación alguna en todos los textos que hay en internet, transforman poderosamente tu mundo, ya que tú las conoces, tú ya las has usado antes, desde tus tiempos en Lemuria y ahora simplemente estás recordándolo.
4. También te habrás preguntado si necesitas meditar para poner en práctica estas frases y la respuesta es que no es algo necesario para borrar memorias. Si te agrada meditar puedes hacerlo normalmente incluyendo ho’oponopono o no. Entrar en estados relajados de la mente no es una regla ya que las frases pueden ser pronunciadas en voz alta por la efectividad que tiene la palabra expresada; estas frases pueden ser pensadas porque con tus pensamientos creas la realidad y también pueden ser sentidas porque cuando tienes una sensación en tu ser, cuando sientes algo, emites cierta vibración (emoción o sentimiento) que es la materia prima de la manifestación física de lo que deseas (Masaru Emoto y los Secretos ocultos del agua). Así que exprésate a nivel consciente, totalmente despierta/o, descansando o como tú sientas que debes hacerlo, de igual manera estarás limpiando lo que en ho’oponopono llamamos basura (o sea cada pensamiento que tenemos).
5. Tampoco es necesario que visualices ya que al expresar tu intención de borrar memorias estás dando inicio a un proceso en el cual tu ego no debe interponerse para permitir que ocurra lo que tú esencia necesita de la vida.
6. ¿Qué significa hacerse responsable? Que comprendes tu esencia. Que sabes que la distancia física entre tú y los demás seres del planeta no existe, que por eso sabes que el planeta Tierra es un lugar en tu corazón y que esa es la razón de tu poder interior, esa es tu base para poder sanar lo que ocurre a tu alrededor. Entonces si tus pensamientos han contribuido a los desastres del planeta, tus pensamientos pueden sanarlo y así ocurre con cada situación que te afecta. Hacerte responsable no es sentirte culpable, es admitir que una parte de ti habita en todo lo que es, ya que sólo así tu mundo y tu planeta pueden mejorar.
7. ¿Qué sucede cuando una amiga llega a tu vida y te cuenta que está teniendo problemas económicos? Sucede que ella está compartiendo contigo una memoria que las une, así que para que ella sane, tú te harás responsable y limpiarás para que ella supere sus problemas económicos. Así sucede cuando ves las noticias, cuando te enteras de algo que desestabiliza tu paz interior.
8. Cuando estas palabras mágicas han penetrado tu sistema celular suspiras, bostezas e incluso eructas. Estas son las señales que te indican que todo tu ser ha recibido el beneficio de la limpieza por medio de las palabras de ho’oponopono y que por tanto la energía atascada comienza a ser expulsada de las células que la contienen.
9. Por último, respecto de mis meditaciones (ho’oponopono o borrando memorias), te comento que puedes escucharlas cuantas veces lo desees, no existe una regla, dejo a consideración tuya el número de veces diarias que quieras escucharlas, entre más veces mejor para ti. Puedes ir diciendo las frases a medida que las vas escuchando o al final, como te sientas mejor, estamos aprendiendo a ser más flexibles con nuestras vidas verdad?
Creo amigas y amigos que todo aquello que haya olvidado escribir aquí lo pondré en otro artículo; por lo pronto espero haber aclarado algunas de las dudas existentes respecto de ho’oponopono y espero que continuemos sanando juntas/os, recuerda que yo lo hago a través de ti y tú a través de mi. Lo siento, Te amo y Gracias por disfrutar conmigo de este regalo multidimensional. Escribió para ti, tu amiga de siempre Vivi Cervera para www.vivicervera.com. Hasta pronto.
Vivi Cervera. Copyright 2009. Derechos reservados de autor.

Crisis curativa

Por Vivi Cervera

Una pregunta que me hacen muy a menudo mis lectores es: ¿Por qué si estoy cambiando, borrando, liberando memorias viejas, los problemas parecen salir de la nada e invadir mi vida nuevamente?
Para responder, te pondré un ejemplo: Resulta que en este instante has decidido que tu vida debe dar un giro de 180 grados; por esa misma razón quieres eliminar la colitis y la migraña que han sido tus compañeras fieles a lo largo de 10 años. Entonces inicias una limpieza de patrones mentales, una liberación de energías atascadas, eliges el método que más se adapta a tu necesidad e inicias la eliminación de memorias viejas; así es como aprendes a instalar un nuevo diálogo interior cargado de amor y comprensión hacia tu ser, te reencuentras contigo misma/o con el fin de crear nuevos caminos neuronales. Una vez que has comenzado este proceso, te sientes sumamente optimista y con la ligera impresión de que todo esto traerá a tu vida los resultados que esperas.
Tan pronto como comienzas tus procesos de limpieza emocional, casi al mismo tiempo en el que pretendes liberar esa colitis, los órganos de tu cuerpo parecen revelarse, parecen interponerse entre el proceso de curación y tú, ocasionando que el dolor vuelva a apoderarse de tu intestino grueso y de tu cabeza. Así surgen en tu interior varias preguntas: ¿Me estoy curando en realidad? ¿Estaré haciendo bien mis procesos de liberación? ¿Me saltaría algún paso? ¿Funcionará? ¿Puede ser que hasta en esto me equivoque? ¿Será posible que todo me salga mal siempre?
Por supuesto que no eres tú, de hecho lo estás haciendo muy bien como cada cosa que emprendes, lo que sucede es que los síntomas o sensaciones que regresan a tu cuerpo cuando estás limpiándolo, son la manifestación de que esta liberación ha empezado a funcionar. Es tan igual como cuando te tomas un jarabe para las amebas y sientes mareos así como otros síntomas que te indican lo necesitado que estaba tu cuerpo de limpiarse. Muchos síntomas regresan, dolores, angustias, instantes de depresión, nostalgia, llanto, inflamaciones, sensaciones de soledad, de impotencia, discusiones, todos ellos son el proceso que llega por un lapso de tiempo para después irse. Lo más importante al experimentar una crisis curativa es el hecho de no detener el proceso de limpieza ya que se ha comenzado a desintoxicar el cuerpo. Un proceso de desintoxicación incluye generalmente la experiencia sensorial de los mismos síntomas que se rehúsan a dejar el cuerpo. Estas reacciones pueden suceder de igual manera que una discusión con tu pareja, con tus hijos o con tu jefe (si estás limpiando sobre tus relaciones), ya que se presentan nuevamente como para decirle a tu conciencia: “aquí estoy de nuevo dispuesto a defenderte, no puedes dejarme marchar ahora, mira cuánto tiempo te he acompañado enseñándote que los demás son culpables de tu dolor, de tu pesar! No me alejes de ti ahora”!!!
Aquí es cuando muchas personas piensan: oh esto no funciona, creo que estaba mejor antes de comenzar, todos mis dolores han regresado y hasta más fuertes aún. Entonces detienen el proceso de curación, permitiendo que ese dolor, esa inflamación, vuelva a tomar posesión de su cuerpo hasta que logre acabar con sus reservas de optimismo y esperanza de sanar.
Espero que no sea este tu caso y que si estás limpiando tu cuerpo emocional de todo ese pasado doloroso, te permitas sentir esa incertidumbre, ese diálogo interno que te inclina hacia la aceptación de los síntomas que han vuelto temporalmente como parte de tu curación. Si esa persona con la que has compartido muchos instantes de enojo regresa a tu vida aún más enojada que antes, como efecto de tu curación, permite que ocurra, sé el observador! Sé la observadora! Y espera a que toda esta necesidad de protegerte por medio de las discusiones, las peleas y los reclamos, desaparezca para dar paso al ser de luz que siempre escondiste.
Cuando tu cuerpo ha cargado por años el peso del dolor físico o del dolor emocional, lo más lógico es que haya una estrecha conexión entre esa dolencia y tu niña o niño interior; esto significa que parte del tratamiento consiste en darle el tiempo necesario para reparar los daños con el conocimiento de que no es posible fracasar en el intento porque siempre hay aprendizaje y el malestar del cuerpo siempre es un camino que nos ofrece muchas lecciones que aprender. También es posible que durante 2 meses te sientas de maravilla, pero que de repente un día vuelvas a sentir que regresó el dolor, así que si eso sucediera tú de inmediato pensarás que hay mucho más por limpiar y a su vez sentirás gratitud por haberte sentido muy bien por espacio de 2 meses. Yo sé más que nadie que cuando una dolencia o un síntoma regresa puede haber mucho miedo y que este miedo oscurece un poco el panorama, no obstante hay que elevarse sobre él, siendo conscientes de que el malestar es un recuerdo y si es un recuerdo entonces no existe, esto lo hace una ilusión.
En casi todos los procesos de limpieza hay crisis curativas, en casi todos existe la sensación de que no estamos haciendo bien las cosas, así mismo en casi todos podemos elegir el valor para tomar el impulso necesario. Creo que el problema no es el hecho de sentir miedo, el problema real está en tratar de resistirlo o rechazarlo. Esto lo digo yo que he sentido (y continúo sintiendo) miedo muchas veces en mi vida como parte de mi propia curación.
Vivi Cervera. Copyright 2009. Derechos reservados de autor.